30 de abril de 2018

307-CHARLIE-SALIDA. Me he quedado con sus caras.



“Maquedao con tu cara”. Hace muchos años, una profesora cualquiera en un instituto público cualquiera de nuestra geografía, me dijo que un mequetrefe de 2º de la ESO, le había dicho lo escrito dos renglones más arriba: que se había quedado con su cara. Ella estaba muy asustada porque ignoraba el significado último de esa expresión, que le inquietaba y el zangandullo del otro, más flamenco que un ocho. Le expliqué a la inexperta profesora que esa expresión no era sino parte de la llamada ley de la memoria histórica, que ese gran gobernante e inolvidable presidente que fue Zapatero impulsó para que hubiera otros cuarenta años de paz entre los españoles… “¡Arriba España!”. A alumno le comenté que también lo conocía yo bien y dónde vivía.

Recuerdo la noticia cuando los medios la dieron. 2 de octubre del 17. Sentí un profundo escándalo y unas bascas irreprimibles: un grupo de maestros, profesores, enseñantes, educadores… que nada de eso absolutamente eran ni son, ni serán, movidos por el odio habían pedido a unos niños, hijos de guardias civiles, que levantaran sus brazos en clase para señalarlos en público, para marcarlos ante los compañeros, para someterlos, sojuzgarlos, humillarlos… Por todos mis muertos y mis vivos… que me he quedado con sus caras…


Se habla de que esos seres anormales que supuestamente daban clases se olvidaron los más mínimos principios educativos de cuando sea, donde sea, como sea… y se dedicaron, con una cobardía, que les debía chorrear por sus asquerosas fauces, boqueras abajo, de color mierda viscosa y densa… Siendo todos ellos, uno a uno, un montón de mierda, escoria humana, personas degradadas, MALAS PERSONAS, que es el insulto más degradante que les puedo dedicar… VOSOTROS SOIS MALAS PERSONAS… ¿a unos chavales a quienes tienen la obligación de formar y enseñar y se dedican a denigrar, afrentar, arrastrar…? SOIS UNAS MALAS PERSONAS. Y me he quedado con vuestras caras.



¿Se puede saber dónde está el movimiento en las redes, la manifestación sin límite que arrope a esos padres, funcionarios públicos, que se juegan la cara por nosotros? ¿Esa indignación que hunda en la mierda de que salieron a esos MALAS PERSONAS que quisieron horadar el alma y el ser de unos chavales desvalidos porque sus padres son guardias civiles? Esos padres, lo puedo firmar a ojos cerrados, tienen una dignidad tan inimaginable para esa MANADA DE MALAS PERSONAS, PERSONAS INDIGNAS, SUPUESTAMENTE DEDICADAS A LA ENSEÑANZA que sentirían, de tenerla, solo con atisbarla, una vergüenza infinita.

Todo esto se borra reconociendo lo hecho y pidiendo perdón privada y públicamente. Las penas que se les pueden imponer son una basura comparadas con el daño hecho… a ellos a esos chicos, a esas familias y también a mí y a usted, a poca dignidad que usted también tenga. Sí, claro que sí: ME HE QUEDADO CON SUS CARAS. No hay odio en mí, solo cumplimiento de una ley de Memoria histórica que tiene por fin que cada realidad se quede en sus términos. Y esto, lo sucedido en el instituto “EL PALAU”, tiene que no olvidarse y ponerse en su sitio. Me he quedado con vuestras caras…


Quizá, si algún día nos vemos..., echemos unas gaseosas y unas risas juntos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario