12 de octubre de 2018

Cernuda, Luis: LA REALIDAD Y EL DESEO



¡Qué cierto es aquello de la imposibilidad de amar lo desconocido! Comunicarse, tratarse, conocerse lleva a la comprensión y al amor al otro… Llevo semanas dedicado a la lectura, como ya he escrito aquí, sobre y de Luis Cernuda… No tengo motivos para decir que es escritor hermético (tampoco meridiano), pero es bien cierto que, a medida que abundo en él, en sus escritos, en sus reflexiones, en su pensamiento, en los detalles de su vida y cómo la percibe y comunica… le voy tomando afecto y siento una profunda pena por el poeta, por su sufrimiento que nace de su homosexualidad, de un amor que busca y no logra. No me apena su condición homosexual, aclaro: me apena que esa condición suya lo hiciera tan desgraciado (por su actitud y la de quienes le rodearon y el momento en que vivió). De esa condición suya nace un ser humano dañado de personalidad romántica y crepuscular… Pobre Cernuda…

No he leído en ningún texto crítico que aplique el término de existencial a la poesía cernudiana, cuando creo que le vendría como anillo al dedo. El status viatoris -el estatuto del que va de camino- alinda al hombre no ya con la muerte, sino con la desesperación, el vacío, la atracción absoluta de la nada… Hallo en Cernuda la pugna constante y en soledad con el otro y con lo otro por afirmarse, siendo esta afirmación tan lábil y quebradiza que casi no existe. Confunde -básico en el existencialismo- esencia con existencia y así, el poeta, que no cree en ningún Dios, tiene la plena convicción de un thelos que no sobrepasa la muerte. La vida carece de trascendencia; lo único que trascendente para el poeta es su obra, que cuida y mima con el mismo atildamiento con que viste y posa en las fotos. El poeta errante y sin sentido se busca y se reconoce en su poesía, insisto, avecindado entre la nada y la desesperación… Busca, anhela un sostén existencial, pero no halla sino vacuidad en cuanto le rodea: busca la impasibilidad clásica, que no sacia. Niega la existencia de un amor que no existe, pero que con ahínco busca. La realidad le es hostil, los demás, los seres más diversos carecen de la entidad que su deseo busca y no se resigna, y se rebela, y se va destrozando a sí propio en sus versos y en su vida: sin amor ni amigos… ¡Amargas y acendradas quejas en sus versos! El amor se convierte en el imposible necesario de una felicidad inalcanzable. En Un Río, un Amor nos habla de un deseo bueno, pero corrupto y de un placer que por efímero lleva al vacío y la postración. Solo ante su soledad, ante la soledad absoluta se encuentra Cernuda; ese estar solo es un modo de no ser, pues no se es sin el otro.
                       
A veces escuchamos algo relacionado con la crítica de un libro, lo leemos, lo repetimos, ignoramos su origen, por doquier nos lo tropezamos. La Realidad y el Deseo es libro que recibe el calificativo de apasionante, imprescindible, esencial… de la poesía de este siglo, no sé si española o del mundo…, pero, en cualquier caso, si no hay personas imprescindibles, mucho me temo que tampoco haya libros que lo sean, ni esenciales…, aunque quizá “apasionante” (FLYS, lo dice) sea un buen calificativo. La Realidad y el Deseo también es biografía espiritual será como también se repite, pero de una vida fracasada, al decir de su protagonista.

Leo de corrido, primero, para después vagabundear por poemas y estrofas, por algunos versos… Quiero expresar por qué el último libro de la edición que manejo, Invocaciones a las gracias del mundo, me parece el mejor de los libros, pero no logro convencerme a mí mismo. No hallo razones de peso. Retomo el libro y releo poemas de Donde habite el olvido. El mejor comentario que he leído sobre la obra en su conjunto es de Ricardo Gullón: siempre me pareció esclarecedora su crítica para Juan Ramón, Machado y ahora para Cernuda… Para este crítico «El joven marino». Es posiblemente su mejor poema… No para mí, pero mi opinión es bulanico que el viento arrastra; para García Montero el mejor poema es «Si el hombre pudiera decir lo que ama» de Los placeres prohibidos… Al parecer, como la tónica, la música y la poesía son cuestión de probarlas una vez tras otra hasta cogerle el gusto, el punto, que diría otro…, pues eso. Si le agrada algo la poesía, puede dedicarle a Cernuda un tiempo en esta incierta hora del otoño que se resiste a despedirse del verano sin prisa por ser él mismo.


28 de septiembre de 2018

332-CHARLIE-SALIDA: SON ESCORIA ÉTICA



Querido charlie:

No salgo de mi asombro, y esto es bueno, al oír muy de paso las conversaciones que mantienen unos jueces y unos policías durante una comida. Me da igual el tiempo que haga y no me afecta que la comida sea particular, íntima o pública. Lo que me asombra, insisto, son los temas que abordan: temas al límite de la ley y realidades inmorales con un descaro y una frescura, un desenfado que también, añado, me produce escándalo. Una persona de bien ni admite conversaciones así en su presencia, ni participa en ellas y, de mantenerse la conversación, se marcha: es un mínimo ético.

Si una persona es y está normal, con el amplio abanico semántico que este término comporta, mantiene una unidad de vida, de criterio, cierta coherencia vital… Si esta persona no es o no está normal su actitud, sus convicciones, su modo de actuar… varían de unas situaciones a otras. La enfermedad, extremo de este caso, se denomina esquizofrenia: que afecta a algunas funciones cerebrales como el pensamiento, la percepción, las emociones y la conducta. En este caso, en la comida en que hago referencia, donde estaban la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, mi paisano Baltasar Garzón, el comisario Villarejo, etc. entiendo que no era una reunión de autoayuda de enfermos esquizofrénicos, sino una reunión de sinvergüenzas integrales y con todas las letras: una reunión crapulosa de malas personas. La frivolidad de las conversaciones, los temas que se tratan y la desenvoltura de todos me dan miedo. ¿Esta señora, que habla así, del abuso de menores, de prostitución… podría ser quien juzgue y dirima, y que esté por encima de los demás, para juzgarme por la muerte de una persona, siendo yo el acusado? ¿Con esa integridad o admite sobornos? ¿Este comisario será quien trate a mi hija que ha sido víctima de abusos? ¿Un tipejo que se dedica a poner prostitutas como gancho y así tenerlos cogidos por los huevos a políticos, empresarios, etc.? ¿Este tío que sin ningún escrúpulo habla de una chica como si fuera un objeto será quien…? ¿Y estos son los intachables de la judicatura? ¡Se me caen los palos del sombrajo! ¿Esos son los mandarines de la ética, los infalibles de la izquierda moral española, los detentadores del fiel y la balanza moral de la nación? La mentira de la ministra, su chulería, su actitud… tras mentir no es sino un síntoma de su deleznable catadura moral, solo un síntoma: estoy seguro de ello, salvo que sea esquizofrénica.

Es evidente la gravedad de la mentira de la ministra, pero más grave aún, muchísimo más, es conocer de su catadura moral, que la inhabilita para la más mínima acción pública, para el servicio público desde un juzgado o para dirimir una disputa entre vecinos en la escalera de su casa. Según Garzón sigue siendo juez, inhabilitado por once años, pero juez: mejor sería que se dedicara al cultivo del cerezo y el pistacho en su pueblo; tras conocer esta conversación en que estaba presente…, para mí, está de más. Villarejo que se quede en la cárcel. Y yo pongo en duda lo escrito aquí sobre mi confianza plena en jueces y policía… ¡Dios nos coja confesados ante esta escoria ética!



Tucho Castelo.

23 de septiembre de 2018

331-CHARLIE-SALIDA: MENTIROSOS COMPULSIVOS E IRREDUCTIBLES.



Querido charlie:


¿Cuánto de lo que vivimos nace, parte, se proyecta desde mentiras, es sembrado, anida, crece, se desarrolla y vuela entre más y más mentiras, y en mentiras cuaja…? ¡¡No digo de errores, malentendidos, tergiversaciones… digo mentiras, tal cual!! Realidades expresadas, creadas con voluntad para confundir al otro, para engañarlo, para dañarlo, para beneficiarse en algún sentido de aquello que expresa: “Los burros vuelan”, y me embolso dinero, éxito, fama, aumenta mi ego, se inflama mi vanidad…, escalo puestos, hundo y ahogo al otro, al próximo…, al débil, al pobre, al desvalido.

Las lecturas, las reflexiones tras ellas, motivan que, como quien coge cerezas del frutero, unas ideas salgan con otras, a veces, con sabores dispares, con distintas maduraciones y coloridos.

A estas alturas de la noticia, es obvio que el presidente de España, hoy, cuando era un mero doctorando, por motivos que no me alcanzan, fue aupado, ayudado, bautizado por un padrino que puso un pilón de cartón, con agua sucia y un cura disfrazado para el caso y que tal no era… para hacer doctor a Pedrín. La tesis no la escribió Sánchez, la defensa supongo que la haría él, el tribunal ad hoc (esto es normal en estos eventos) le fue suave, benéfico y abnegado, y el doctorando superó la prueba con el brillo que pagó su padrino; se fue a comer con los miembros del tribunal (espero que abonara, como es costumbre, él el almuerzo, ¿o lo hizo también su padrinete a costa de las costillas de los españoles? No lo sé. Con su pan se lo sopen). El daño está hecho… y el melón abierto: ¿cuántos doctores lo son usando los medios del doctor Sánchez? ¿Cuántos profesores en la Universidad lo son por la endogamia, el amiguismo, el nepotismo de un sistema que todos conocemos y que nadie cambia? Es evidente, insisto, evidente…: innegable, fehaciente, incontrovertible, indudable, irrefutable… que es así, pero se niega, se impugna, se desmiente, se rechaza, se rebate… los evidente. La mentira se revuelve por mor del capricho para aventar y evaporar la verdad, y aquella verdad que Cervantes nos decía que flotaba como aceite sobre el agua… se enturbia, se dispersa, se oscurece y pareciera que pierda esa fuerza de evidencia tenía y la trocan en postverdad, en opinión, de “mi verdad”… Aún recuerdo de mi infancia el cuento de Pedro y el lobo. El doctor Sánchez lo ignora.

Leo en Revista de libros un artículo de Jorge Mínguez, sobre una obra de Derek Parfit, On What Matter, y todo esto se entrelaza como las cerezas, y abruma. Recuerda Mínguez que Hume defendía que «la razón no es ni puede ser más que la esclava de las pasiones, siendo su única función servirlas y obedecerlas», y añade Mínguez “No puede considerarse irracional, continúa Hume, «a quien desea su propia ruina o la destrucción del mundo». Cuando alguien dice que tiene una razón para hacer algo y que, por tanto, debe hacerlo, está disfrazando con lenguaje normativo lo que, en realidad, no es sino la expresión de un deseo. Las razones son, según esta teoría, deseos encubiertos; y la racionalidad práctica, una quimera”. Perdona charlie, perdón si algún otro lee esto, que afirme, sin ser yo no más que un filósofo errabundo, que para el doctor Sánchez es santo y seña de su pensar el famosísimo dicho de mi barrio, muchos filósofos de mi calle lo repiten, y que no es otro “Que yo hago lo que me sale de los cojones”, ¡y es lo que hay! Y añade: “Y aluengo de menda, el deluvio”…, porque en esta España nuestra siempre escampa sin que pase nada.

¿Acaso no vemos lo que sucede con algunos catalanes en Cataluña? ¿No lo están diciendo gentes leídas, gentes prudentes? En vez de preguntarnos ¿qué va a pasar?, debiéramos decirnos: ¿Qué vamos a hacer? ¿Somos, tal vez, nosotros romos, necios, imbéciles, memos…? Espero que no todos y, sin embargo, como tales nos están tratando el doctor Sánchez y Torra y sus corifeos, sus padrinos, sus matachines, sus voceras, sus matasietes, sus valentones… ¿Y, oiga,… y nosotros qué?

Lo que ocurre es grave. Medios y contrapesos hay en el Estado y en ellos confío. La mentira no tiene arreglo, pero el desvío provocado por nuestros políticos es violento, falso, fratricida, nihilista… Dice Mínguez que, en esta competición de la mentira y la necedad, solo los más fuertes salen adelante. Solo los violentos, los inmorales, quienes no tienen escrúpulos, ni reglas más allá de sus caprichos… pueden vencer en esta selva de deseo, mentira y mierda…, sin perdón, pero a algunos, para ponernos de rodillas, habrá que partirnos las piernas.

Tucho Castelo.

12 de septiembre de 2018

330-CHARLIE-SALIDA- PARA HACER CARRERA POLÍTICA



Durante muchísimos años he asesorado a alumnos de final del bachillerato o de COU para que ELLOS eligieran qué carrera podían hacer, qué les gustaba, qué querían, etc. Incluso los he acompañado a distintas universidades españolas para que las vieran, les he dado información sobre las que no visitábamos personalmente: creo que sería capaz de enumerar… más de cincuenta carreras…, desde las más comunes, hasta las más novedosas, si bien he de reconocer que mis conocimientos, en este sentido, se han ido oxidando con el paso de los años ¡¡y las novelerías universitarias españolas!!: falsas copias y a medio camino entre las del norte de Europa y los Estados Unidos, pero esa es otra guerra que, sinceramente, ya me importa un pito: que cada caminante siga su camino…

¡¡Nunca, sin embargo, se me ocurrió comentarle a nadie qué se necesita para hacer una carrera política…!! (No se debe confundir con Ciencias Políticas, no). El camino en esta carrera política es más sencillo, y más cruel, que en las carreras universitarias, que no se requieren para el caso, y pueden llegar a ser muy fecundas en todos los sentidos. Qué pasos considero que habría que dar. Vamos a ver.

Interesar al candidato a político en la vida pública. Que se haga una idea de cómo funciona el negocio y quiénes son los que van y vienen de los periódicos a las pantallas, a los programas de televisión (noticiarios), a las tertulias políticas de las radios… Darle al candidato protectores de estómago o bien irle haciendo un estómago a prueba de todo: callos picantes, penosas paellas incomestibles, pescados quemados, filetes de suela de zapato, injusticias, egoísmo visceral, deslealtad, oportunismo, navajeo, reflejos, crueldad, enemistad… Es capital que desde el punto de vista moral aprenda el candidato cuáles deben ser los profundos valores arraigados en que moverse: carecer de verdaderos valores. Estos disvalores, que serán los suyos, pueden ser: nada es verdad ni mentira; negar la evidencia no es mentir; si te mean en la cara, di que llueve; a la política no se va a hacer amigos y los enemigos van adjuntos de suyo; si te chillan y te mientan a tu madre, en frío o en caliente, en tu cara… ni te inmutes, no dejes de reír…; si te dicen mentiroso, y lo eres, no muevas un músculo de la cara, sigue riéndote… Si te cogen con el carrito del helado, la pasta, la prebenda, te acusan de lo que sea, por evidente que sea…, ¡como si nada!: niégalo a calzón quieto: eso no es tuyo, nada tienes que ver… Tu convicción más firme es no tener ninguna convicción. Los malos son los demás.

Será muy importante en este entrenamiento de adolescencia y primera juventud que el candidato analice qué partido es el que más le conviene: no se trata, que Dios nos libra, de estudiar los idearios, ideologías, los estatutos, etc. etc., que son muy útiles para hacer pajaritos y ositos de papel maché; lo que hay que elegir es un partido que se postule como partido ganador; es por tanto que, no se elegirán partidos extremos, sino partidos centrados…, preferiblemente el PSOE o el PP o como mucho Ciudadanos, pues estos serán los partidos que más se acercarán a eso que se llama “tocar poder”: tocar poder es igual a tocar presupuesto, dinero y ventajas sin cuento: la mayor empresa de la nación, donde más dinero se maneja, es en el Estado y este tiene un sinfín de puestos desde donde poder manejar di-ne-ro. Dependiendo del nivel que se alcance dentro del partido y “en el servicio a los ciudadanos y a España” se podrá manejar más o menos. Si se es natural de Euskadi o de Cataluña se pueden elegir partidos nacionalistas con opciones a cargos dentro de la nacionalidad.

Ya tenemos al candidato… Desde que la edad y los estatutos lo permitan hay que hacerse de un carné de las juventudes… del partido y empezar a colaborar en la sede… Ir mucho por allá, aparecer en las fotos, hacerse ver, vestir acorde con el partido elegido, no dejar de usar y repetir los lugares comunes, las consignas del partido, que deberán asumirse sin crítica: se repiten y que el vacío las acompañe. Ir muy pegadito al líder local: ojo, este debe elegirse bien.

Pueden ser directrices y metas de largo alcance las siguientes:

CENTRO IZQUIERDA-PSOE
CENTRO DERECHA-PP
Yo y el partido somos lo primero.
A lo tuyo a tajo parejo caiga quien caiga.
Coloca a los tuyos: haz grande el pesebre.
En el partido todo es amor y armonía.
Defensa de la igualdad de oportunidades.
Mucho Estado.
Escuela y sanidad públicas.
Ataques a la enseñanza privada-concertada.
Mostrarse beligerante con los católicos.
Hablar de libertad de cultos.
Defender la interrupción libre del embarazo.
La muerte digna es un derecho.
Franco fue un fascista: no olvide la guerra civil.
Soportar a los empresarios y acercarse a los sindicatos.
Se gasta lo que se necesite, aunque no se tenga: súbanse los impuestos.
Hablar mucho de solidaridad.
Hablar de lo internacional, sin asquearle el nacionalismo.
No tener escrúpulos por dejar tumbados, incluso a compañeros de partido en las llamadas contiendas políticas (auténticas razzias a muerte).
Laminar a quien intente joderle la carrera.
La mentira es un medio soportable y admisible.
Quien resiste gana.
No leer, pero decir que se es gran lector.
La memoria del español es breve.
Poner sordina al pasado lejano o reciente.
Al adversario, que es enemigo, ni agua.
La culpa es siempre del otro. La corrupción es siempre de los otros.
Si te llaman cínico, enseña a tu perro.
No dimitir caiga quien caiga, caiga lo que caiga…

Yo y el partido somos lo primero.
A lo tuyo a tajo parejo caiga quien caiga.
Coloca a los tuyos: haz grande el pesebre.
En el partido todo es amor y armonía.
Defensa moderada de lo privado.
Menos Estado.
Escuela y sanidad públicas, pero también privadas-concertada. No se habla de libertad de enseñanza ni se defiende.
No decirse cristiano ni católico.
Permitir el aborto con alguna cortapisa.
La eutanasia no es un derecho.
Franco fue un dictador: la guerra civil es pasado.
Defender a los empresarios y soportar a los trabajadores.
Restringir el gasto en determinadas partidas.
Hablar mucho de España y llevar pulseras y símbolos de su bandera.
Mostrarse muy patriota.
Defensa de la meritocracia…, para otros.
No tener escrúpulos por dejar tumbados, incluso a compañeros de partido en las llamadas contiendas políticas (auténticas razzias a muerte).
Laminar a quien intente joderle la carrera.
La mentira es un medio soportable y admisible.
Quien resiste gana. La paciencia todo lo alcanza.
No leer, pero decir que se es gran lector.
La memoria del español es breve.
Poner sordina al pasado lejano o reciente.
Al adversario, que es enemigo, ni agua.
La culpa es siempre del otro. La corrupción es siempre de los otros.
Si te llaman cínico, enseña a tu perro.
No dimitir caiga quien caiga, caiga lo que caiga…

El candidato a político debe estar enseñado a nadar en distintos estilos (no descartar la braza perrillo y el lateral suave), bucear, sulfear, navegar… sobre las procelosas aguas del día a día… Se tiene opinión sobre todo y de todo, nada le sorprende. En su retórica no debe olvidarse la hipérbole para lo malo de los demás y para lo bueno propio, evitar la grosería; hacer uso moderado de la pretermisión. Siempre que haya una cámara hay que intentar ser captado.

Una vez asumido este bagaje, más la experiencia en distintos contextos sociopolíticos, se trata de buscar oportunidades. Ya tenemos al candidato dispuesto. De sus capacidades y de cómo Fortuna se muestre, de los aciertos y errores personales dependerá… el resto.

El político no tuvo empleo distinto que la carrera en su partido: véanse el actual presidente del Gobierno, PSOE, y el presidente del PP… toda la vida ¡¡al servicio de ESPAÑA!!…, de su partido…


8 de septiembre de 2018

329-CHARLIE-SALIDA- CARTA A MÍ MISMO.


Charlie, hay entradas del blog que surgen y se concluyen del tirón. Muchas otras necesitan más esfuerzo y atención. Algunas, como la presente, se quedaron en lo que paso a publicar… y ahí malviven, son borradas. Esta la retomo al hilo de lo presente. Ignoro si fue texto de una carta a alguien, reconvertido. Hoy me lo escribo a mí mismo, como Ramón se escribía a sí propio o a las golondrinas: Cartas a las golondrinas. Hoy el texto me sirve a mí.

Tan inevitable como indeseable es leer malos libros, malos autores, mala literatura. A veces la edad, el momento, la edición, la obligación, la devoción… obligan.

Tan inevitable como indeseable vivir malos momentos, convivir con malas personas, ser mala persona. A veces la edad, la circunstancia, ya ves, la obligación, la devoción…

Tan inevitable como indeseable escuchar mala música…

Al ser inevitable se hace de la necesidad virtud y decimos: BIEN VINO POR LO QUE SE FUE… Y APRENDÍ, pero es amargo invertir el tiempo de una vida tan limitada en aquello que no nos ayudó a crecer (¡y no todo ayuda! Lo firma quien erró mucho).

Lo único que te deseo es que seas afortunado en tu búsqueda, que aquello con que des, con aquellos con quienes converses y convivas, que lo hallado sea valioso y te ayude, ya ves, a ganar tiempo –insisto, que es crecer- y no a perderlo. 



… Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
         cantando;
         y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
         y con su pozo blanco.

  
Buen viaje.