23 de junio de 2017

“La amistad según el capítulo XXI de EL PRINCIPITO”



Les propongo un título aproximativo de ensayo a los alumnos de 1º de bachillerato en la asignatura de Literatura Universal: “La amistad según el capítulo XXI de El principito”. Le pido permiso a una alumna… y me lo concede para poder editar su trabajo en el blog… Mi agradecimiento a María Angustias Moreno Armenteros de 1º de BACH B y con ella al resto de compañeros de clase. Ha sido un placer darles clase este curso. Feliz viaje.


En este capítulo de El principito, el tema que trata es la amistad. El principito se siente solo, necesita conocer cosas nuevas, tener amigos. Conoce a un zorro que le pide que lo domestique para de este modo poder llegar a ser amigos, esto requiere paciencia y constancia ya que debe ir a verlo a la misma hora durante varios días para que su amistad se pueda forjar. Al principio, el principito toma un comportamiento de adulto diciendo que lleva demasiada prisa como para domesticarlo y el zorro le contesta que “las cosas solo se conocen si se domestican”. Con ese comportamiento el principito hace referencia al capítulo XXII en el que habla de que las personas mayores que van de un lado a otro sin perseguir ningún objetivo, solo saben que no requieren de tiempo para entretenerse, solo los niños saben lo que buscan ya que con el tiempo que invierten en sus objetos, estos se vuelven realmente importantes para ellos. También trata el capítulo de su querida flor. Una flor de tres pétalos, creída, orgullosa, vanidosa, endeble, se creía que era la única en el universo… Y cuando el principito halla a las otras flores en la Tierra se da cuenta de que su flor no es la única, estaba equivocada, él al principio piensa que son iguales a su flor pero poco a poco se da cuenta de que su flor es muy importante para él, es la flor que él ha regado, que ha cuidado durante mucho tiempo y es la única que existe en su planeta, desde ese momento se da cuenta de que no son iguales, él tiene esos sentimientos por su flor.
Saint-Exupéry trata de transmitirnos el sentido de amistad. El  ser humano es un animal racional, social y sobre todo, dependiente, necesita estar en relación con otras personas y comunicarse. Este capítulo nos muestra que la amistad se consigue siendo paciente y constante ya que requiere tiempo para poder conocer poco a poco a esa persona. La palabra “domesticar” procedente del latín domus (casa) significa “hacer tratable a alguien que no lo es”, es decir, cuando llevas a alguien a tu casa es porque tienes cierta confianza con esa persona y te ha llevado un tiempo conocerla para considerarla tu amigo. Sin embargo, el principito nos muestra que las personas mayores llevan demasiada prisa y nunca se detienen a domesticar a las personas, ellos no tienen tiempo para eso ya que no lo consideran algo importante.
La amistad se concibe cuando dos personas conocen los sentimientos, el carácter y las costumbres la una de la otra, por eso el zorro hace referencia a la frase conocida “lo esencial es invisible a los ojos” ya que por fuera todos somos iguales: rubios, morenos, altos, bajos, etc. Pero por dentro, cada uno es de una manera distinta y cuando eres amigo de alguien, has creado un lazo que os une y hace que esa persona entre miles, sea importante para ti y que cuando se marche, te acuerdes de ella porque solo  con ella compartiste un lazo afectivo.
Como conclusión de este ensayo de la visión que Saint-Exupéry nos transmite sobre la amistad, me gustaría insistir en la perseverancia que se debe tener para conocer bien a una persona y crear ese lazo. Considero bastante importante en el libro este concepto de amistad ya que el principito vive solo y va en busca de nuevos amigos (aparte de conocer cosas nuevas que no existen en su planeta) no todas las personas tienen ese concepto y no se dedican a saber cosas de esa persona, a hacer cosas por ella ni nada, y tan solo por tener algo en común, piensan que ya existe ese concepto de amistad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario