31 de agosto de 2012

LA SABIDURÍA DEL PADRE BROWN, G.K. Chesterton


          Me recomienda el libro un amigo y lo compré sin mirar las críticas. Mi amigo se ha equivocado, me dice. Lo siente. Van dos seguidos entre los últimos. No es norma de la casa, es más: es anormal. “Será el calor”, me digo no sin cierta resignación por hallar justificación a tanto error.
         Adquirí confiado el libro porque su autor siempre me resultó una persona de vida y obra atractiva. Leí una biografía suya que me gustó mucho: Luis Ignacio Seco, Chesterton. Un escritor para todos los tiempos. Recuerdo ese libro con agrado. Había leído, hace muchos años, El hombre que fue jueves, El hombre que sabía demasiado y El candor del Padre Brown. El curita católico e investigador criminalista me resultaba atractivo desde que –olvidé cuándo- ponían en televisión, siendo yo un niño. Mi última relación con el mundo de G. K. Chesterton se debió a un trabajo realizado sobre la novela policíaca que hice siendo estudiante de doctorado y estudié algunos de los cuentos del autor inglés.
         Dicho todo esto y ya en concreto sobre el libro diré que me ha parecido excelentemente editado, pero los cuentos incluidos en él, pues de eso se trata, el libro lo componen doce cuentos no son exactamente de mi agrado. Ciertamente que cumplen con los presupuestos que se inauguran con Los crímenes de la Rue Morgué para la novela policial, según Poe. El investigador no es un forzudo policía, ni un investigador marginal, ni una especie mezclada entre ser humano e inhumano… No. El investigador es un curita católico que, al igual que Sherlock Holmes y tantos otros policías, deduce a partir de lo que observa quién es el rufián, el ladrón, el asesino y explica con todo lujo de detalles cómo se ha llevado a término el suceso criminal. En la selección que Bioy Casares y Borges hicieron sobre Los mejores cuentos policiales incluyeron alguno del Padre Brown, pero olvidé cuál.
         Los cuentos seleccionados bajo este título se me antojan excesivamente sofisticados. Lo que sucede me parece intrascendente y trivial y será a partir de ahí que el Padre Brown y su amigo Flambeau, antiguo delincuente y expolicía, realizan unas investigaciones con un alcance inaudito. Flambeau actúa siempre como un mero comparsa que presencia, alienta, escucha, las deducciones de su amigo el cura católico. He tenido la sensación al leer las historias de que estaban montadas sobre unas obritas de relojería lógica que, cubiertas con la buena pluma de Chesterton y acompañadas del ambiente inglés, daban pie a historias, insisto, para mí rocambolescas e incluso de difícil comprensión si la lectura no era muy viva, atenta y concentrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario